18+ Content

18+ significa contenido Adulto. La vista del contenido en esta comunidad podría no ser adecuada en algunas situaciones.

Posts on this page may contain explicit images, references or stories.

El asesino del vello púbico . El asalto (complemento del relato "El asesino del vello púbico I")

Written by: Desconocido

La oscuridad, densa como terciopelo negro, envolvía las calles estrechas y tortuosas de la ciudad nocturna. Luces parpadeantes, destellos fugaces de farolas distantes, apenas penetraban la penumbra, como estrellas titilantes en un vasto firmamento urbano. En medio de este laberinto de sombras, emergía un ser de instintos primarios, un cazador nocturno cuya sed de vello púbico y pasión ardiente lo conducía hacia su presa.

Este ser insaciable, esclavo de su propio fetiche que le devoraba como una hiena las entrañas y le atormentaba constantemente, para saciar el hambre que nunca acababa, se deslizaba entre las sombras como un fantasma, su figura envuelta en una gabardina negra que ondeaba con cada paso furtivo. Su respiración, agitada y ansiosa, resonaba en el silencio de la noche, como el rugido distante de una bestia en celo. Los ojos, inyectados en lujuria y deseo, escudriñaban cada rincón oscuro en busca de su próxima víctima.

Y entonces, la vio. La víctima, un joven que caminaba con la cabeza enterrada en la pantalla de su móvil, dejo ver al pasar bajo la luz de una farola, la especia que volvía loco a este depredador: un pantalón corto dejaba ver unas piernas frondosamente velludas, anticipo de un seguro vello púbico abundante. Esta figura solitaria, envuelta en la oscuridad, caminaba desprevenida por la acera desierta. El corazón del animal en el que se había convertido comenzó a palpitar con fuerza, una mezcla de anticipación y deseo lo consumía desde lo más profundo de su ser. Con pasos silenciosos pero decididos, se acercó a su víctima como un felino acechando a su presa.

El sonido de sus pisadas apenas rozaba el suelo, apenas un susurro en la noche. El viento soplaba, llevando consigo el aroma a humedad y miedo, alimentando el frenesí del cazador en su búsqueda de placer prohibido. Sus manos, ansiosas y temblorosas, se aferraban al filo afilado del cuchillo, una extensión de su propia voluntad salvaje.

Y entonces, el momento llegó. Con un movimiento rápido y certero, el asesino se abalanzó sobre su presa, envolviéndola en un abrazo mortal. La víctima, sorprendida y aturdida, apenas tuvo tiempo de emitir un grito ahogado antes de que la hoja fría del cuchillo se hundiera en su carne, como una serpiente venenosa inyectando su letal dosis.

La sangre brotaba, cálida y espesa, empapando las manos del asesino en una caricia macabra. Su corazón, galopando en su pecho como un corcel desbocado, rugía con el éxtasis de la cacería cumplida. Y mientras el cuerpo caía sin vida al suelo, el asesino se arrodillaba sobre él, su rostro iluminado por una sonrisa retorcida, como un dios pagano celebrando su sacrificio.

Arrastró el cuerpo hasta la oscuridad del callejón contiguo, y con manos temblorosas de deseo, busco la cintura del pantalón de su víctima para bajarlos de un brusco movimiento. Y allí, a la vista de sus ojos, estaba la mata de vello rizado más hermosa que jamás hubiera visto. La acarició despacio, con devoción, pequeñas gotas de sangre se resbalaban de sus dedos y se ensortijaban entre el rizado pubis de su víctima. El corazón latía con más fuerza, podía oirse su palpitar en el silencio de la noche. Abrió su boca y de un brusco movimiento mordió el pubis frondoso y aliñado de sangre. Mordió y arrancó una mata, mordió de nuevo arrancando otra, trataba de tragar rápido para buscar una más, otro bocado, otro puñado de rizos bajando con dificultad por su garganta. En pocos minutos el pubis del chico sólo era un charco de sangre. Desesperado y inyectado en lujuria, subió la sudadera de su victima. Una linea de vello rizado bajaba desde su ombligo, mordió, mordió con fuerza, no dejando ni rastro del camino de vello que antes fue.

Repiración agitada, boca llena de pelos y sangre.

En ese momento, en medio del caos y la violencia, el asesino se sentía completo. Sus impulsos más oscuros y primitivos habían sido saciados, al menos por ahora. Pero sabía que su hambre nunca se apagaría por completo, que siempre seguiría acechando en las sombras, esperando su próxima oportunidad para saciar su hambre sin medida de vello púbico y pasión desenfrenada.

El asesino del vello púbico . El asalto (complemento del relato "El asesino del vello púbico I")

Xtudr is the ultimate gay fetish chat. Easily find thousands of guys in your city who share your same interests and enjoy sending and receiving live messages.

The No. 1 dating network for men offers you a quick, easy, and fun experience with which you can meet a lot of new people like Desconocido.

With Xtudr you can:

- Create a profile with your photos and add your preferences.

- View the profiles and photos of other users.

- Send and receive messages without limits.

- Use the search filters to find your soulmate.

- Send and receive Taps to those who like you the most.

Sign up for the most popular fetish and BDSM app and start your adventure.

https://www.xtudr.com/en/relatos/ver_relatos_basic/40887-el-asesino-del-vello-pubico-el-asalto-complemento-del-relato-el-asesino-del-vello-pubico-i